3 julio, 2018 Staff Fondo Semillas

Lucy Tolentino

Por Hilda Tejada (@hildatejada)

Lucy Tolentino viene los jueves a trabajar en casa para ayudarme con la limpieza. Llega a trabajar antes de que salga el sol porque sale a las 5am de su casa para que no le agarre el tráfico.

Lucy es de Tecueyana –que de tan chiquito ni en el mapa está, dice ella– un caserío hacia la montaña a 40 minutos de Calnalli, Hidalgo, que queda como a siete horas de la Ciudad de México. Hablaba náhuatl pero fue a la escuela y le enseñaron ‘castellano’ y luego también le enseñaron a su mamá ‘para que ya no hablara así’. Estudió hasta tercero de primaria porque su papá dejó a su mamá cuando su hermano más pequeño tenía tres meses y la mamá debió irse a trabajar, y ella quedarse a cargo de sus cuatro hermanos.

En su comunidad solo había mujeres y todas trabajaban ‘sus milpas’, se ayudaban entre ellas para no gastar en mano de obra. Cada día una mataba un pollo y hacía tamales y café para las otras y Lucy era la encargada de repartirlos cuando ya ‘hacía hambre’.

Salió a los 15 años de su casa rumbo a la gran ciudad porque ‘era muy rebelde’ y estaba muy indignada porque su mamá aceptó de regreso a su papá después del abandono.

Lucy tiene la sabiduría que se adquiere de observar la vida sin pretensiones, de aceptar con humildad lo que uno es sin resignarse a un destino que no te gusta. Filosofía pura de la simplicidad y la alegría de vivir.

Escribo su historia porque muchos de nuestros hogares se mueven gracias a sus esfuerzos y sacrificios cotidianos en los que no reparamos. Damos por sentada su presencia, su trabajo sin prestaciones, exigimos su honradez y escatimamos en compensarlas con justicia y dignidad. Si el sistema y la vida les negaron o arrebataron oportunidades, nosotros tenemos el deber de ayudarles a educarse y progresar. Es nuestro deber solidario darles voz y reflexionar sobre su trabajo incesante para nuestro bienestar y corresponder empleándolas en condiciones de justicia e igualdad, tal como querríamos para nosotrxs.

Hilda Tejada es intérprete de conferencias. Desde hace más de 12 años, es donante de Fondo Semillas.