Hermelinda Tiburcio

Hermelinda Tiburcio quería un destino diferente al de sus hermanas, casadas a los 10 años en contra de su voluntad.

Pero en aquel entonces, en la comunidad mixteca de Yoloxóchitl, Guerrero, donde nació, no había carretera; en la primaria se enseñaba hasta tercer grado, y las mujeres nunca salían de la comunidad. Herme repitió tres veces el tercer año de primaria con tal de seguir en la escuela. A los 11 años, decidió huir de casa. Logró terminar la primaria al tiempo que trabajaba como empleada del hogar en una casa particular.

Su empuje y determinación la llevaron, años después, a concluir la licenciatura en sicología. Por esa época conoció a Fondo Semillas, que la apoyó para poder hacer talleres de sensibilización sobre salud sexual y reproductiva entre las mujeres de su comunidad.

Hoy ha formado una familia, es casada y tiene tres hijos y sigue trabajando a favor de otras mujeres. El camino no ha sido fácil. En 1998 lideró una demanda colectiva contra militares por un caso de violación a mujeres de su comunidad. Cuando fue candidata a presidenta municipal, sufrió violencia política.

hermesemillas
herme01

Las amenazas y atentados contra su vida continuaron y en 2012 se vio obligada a huir de su pueblo con todo y sus hijos, pero no estaba sola. Fondo Semillas estuvo a su lado para resguardar su seguridad.

“Un día mi papá me dijo que yo me saliera de lo que estaba haciendo porque me podía morir, y le dije que ha habido muchas mujeres que se mueren porque se han resbalado en su cocina, o porque el hombre las mató, o porque no había paracetamol... Y yo, que siento que hago algo justo, me puedo morir y no hay problema.”

Después de un año, Herme pudo regresar a su comunidad con medidas de protección. Hoy, trabaja en el proyecto “La historia se repite”, financiado también por Fondo Semillas. Es una obra de teatro gratuita, presentada en español y lengua indígena, que ha llegado a 26 comunidades en sus dos primeros años, explicándoles a las y los jóvenes, a través del arte, cómo la planificación familiar y la salud sexual pueden ofrecerles una vida diferente.

Tú puedes hacer posibles más historias como la de Hermelinda. Dona aquí

Algunos datos sobre las agresiones a personas defensoras de derechos humanos en México:

  • La criminalización, la privación ilegal de la libertad, el acoso, el hostigamiento y las amenazas se utilizan con frecuencia para obstaculizar el trabajo de las defensoras derechos humanos.
  • Entre junio de 2012 y mayo de 2014 se registraron por lo menos 32 ejecuciones extrajudiciales.
  • De 2011 a 2013 se identificaron 104 casos de agresión.
  • Guerrero y Oaxaca son los estados con mayor número de agresiones.
  • Desde su implementación en 2012 el Mecanismo de protección federal ha atendido 197 casos y beneficiado a 275 personas, de las cuales 113 son mujeres.
  • Las medidas institucionales de atención implementadas hasta la fecha han sido insuficientes para garantizar la seguridad de las personas en riesgo.
  • La impunidad y la falta de condiciones para garantizar el acceso a la justicia son algunos de los obstáculos más significativos para la protección de las personas defensoras.

Fuente: Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, «En defensa de la vida. Conclusiones de la misión de observación civil sobre la situación de las personas defensoras en México 2015»