Programas

Con nuestros programas de financiamiento flexible, acompañamiento y fortalecimiento de capacidades apoyamos a grupos de jóvenes, mujeres, personas trans* e intersex para que puedan trabajar de manera libre y segura. Son ellas quienes identifican las problemáticas a las que se enfrentan en sus entornos, y así proponen las estrategias y acciones pertinentes para atenderlas.

Sabemos que construir desde el autoautocuidado y el cuidado colectivo hace más potente la labor y sus efectos. Por eso, buscamos acercar a las organizaciones a otras redes, alianzas, donantes y oportunidades estratégicas, y desde ahí, sostener la lucha por un presente y un futuro con más igualdad y justicia.

Cuerpo

Nuestro cuerpo nos permite existir en el mundo y tejer relaciones de vida con otros seres. Como primer espacio de autodeterminación, el cuerpo forma parte esencial de la agenda feminista.

Tierra

El sistema económico que tenemos y nuestras formas de consumir han puesto en riesgo la vida en el planeta. Las mujeres indígenas, principalmente, han dado una lucha incansable para visibilizar que no habrá justicia mientras siga habiendo explotación y expoliación de los territorios de los pueblos originarios en beneficio de algunos pocos.

Trabajo

La división sexual del trabajo nos ha asignado históricamente a las mujeres y cuerpos feminizados las actividades domésticas, así como las tareas de cuidado del hogar y de personas dependientes (niñas, niños, adultos mayores o personas con alguna discapacidad). Este trabajo ha sido vital para sostener la vida de nuestras sociedades, pero no es remunerado y ha sido sistemáticamente invisibilizado.

Identidades

Construimos nuestras identidades a partir de las historias, biografías, características físicas y culturales que nos conforman, así como de la pertenencia a diferentes grupos, espacios y territorios. Nuestras identidades son plurales y están en constante movimiento.

Organizaciones financiadas

Actualmente apoyamos 143 organizaciones en todo el país.